31/5/2009

Racing the planet Namibia. La Crónica




Racing the Planet Namibia


Distancia:250kms

Tiempo: 33:43hrs

Etapas: 6

Clasificación: 8

Año: 12 Mayo 2009
Zona: Sur de Namibia



La aventura comenzó una semana antes dela carrera. Me fui solo para Namibia. Quería conocer un país de ensueño y vaya si lo conocí. 

Nada más llegar al aeropuerto me tuve que espabilar para encontrar a alguien para emprender mi circuito y al final hice migas con un nativo para que estuviera conmigo toda la semana. Se llamaba Sedick.

Descubrimos el sur del país. Las dunas de Sussusvlei, Solitaire, Gamsbert Pass y el DeatheVlei. Un parage abrumador en medio del Desierto del Namib. Luego bordeamos la costa pasando por Swakopmund y nos fuimos al norte a la reserva natural mas antigua del mundo, Etosha. A ver elefantes, jirafas, cebras, leones etc... Toda una aventura difícil de olvidar.

Al acabar los días descubriendo el país me desplacé al aeropuerto a buscar al equipo español “embajada”. En esta carrera íbamos a participar 7 corredores con un único pensamiento. Disfrutar  al 100%. Nos desplazamos al hotel de concentración en  la capital del país, windhoek.

Tras el control rutinario del material obligatorio y chequeo médico, nos dirigimos al grand Fish river Canyon, el segundo cañón más grande del mundo. Acampamos en un sitio idílico, cenar y dormir. Al día siguiente ya competíamos.

Primera etapa con 40kms por delante. Descendemos el cañón y nos adentramos en un paisaje increíble donde los cuervos ya nos daban la bienvenida. El grupo se deshizo y ya nos fuimos Xesc y yo para adelante. El recorrido era duro, todo el rato por dentro del cañón con la temperatura alta y gran desnivel continuo. No iba a ser nada fácil. A pocos minutos de la salida me caí. Estaba nervioso. Había que cruzar ríos, el terreno era técnico y el calor insoportable. Menos mal que iba con Xesc regulando mucho.

La segunda y tercera  etapa también fueron  40kms, pero se podía correr un poco más. Lo bueno del segundo día era la frase don’t worry be happy. El Spanish Express  empezaba a dar fruto. Salir tranquilo e ir apretando. El terreno muy árido con rectas muy largas. Un poco de arena pero la mayoría eran piedras. Por el día calor insoportable y por la noche muchísimo frío y dormir entre rocas ¡!
El tercer día llegada triunfal del Spanish Express al camp4. Fuimos recogiendo a corredores durante la etapa. Teníamos un ritmo muy constante y eso nos llevaba a avanzar mucho. La madrugada con el fuego a tierra fue brutal. Se veían las estrellas con una luz que impresionaba.

Bastante en cabeza todos los días, llegaba el día duro, el día de los 100kms. Madrugón para coger el bus a las 3AM y 6hrs de carretera empedrada sin poder descansar en bus. A las 10AM salida entre dunas y sobretodo mucho calor. 

Avanzando poco a poco y cogiendo ritmo. Llanuras y paisajes que parecía la luna. Calor, mucha calor y de repente la tristeza iba a representarse en el abandono de Xesc. Parecía que controlábamos pero a veces fallan cosas. Estuve 10kms con él, hidratándole y animándole hasta que no pudo seguir. Fue un momento muy duro ya que íbamos todo el rato juntos, pero pasó así. Hizo un intento heroico hasta el Km70, pero no pudo. Una pena.

Por mi parte, sonaron tambores de guerra a lo braveheart y a correr. Muchos Kms en solitario por el desierto del Namib hasta el Km 80 donde con Steve nos adentramos en la noche mas dura que había sufrido hasta el momento. Era extremadamente duro ya que de noche por las dunas era muy complicado correr. Casi al final, se hizo mas fácil pero las piernas no podían mas. 100kms son muchos kms.  Pero tras casi 16hrs nos plantamos en meta. Iba a ser la mejor noche de todas. Que bien dormí!!

Penúltima etapa y subidon de adrenalina. Puede que haya sido la mejor etapa que he realizado hasta el momento. En solitario y poco más de 2hrs para poder contemplar el campamento en la orilla de la Costa de los esqueletos. Una postal difícil de encontrar. Sentimientos a flor de piel. Dunas, subidas y una bajada kamikace a meta. Lo bueno de ese campamento era que al estar al lado del mar, el bañito fue espectacular.

Ya estaba todo hecho, pero no me conformé. En la última etapa saqué de mi  repertorio la velocidad y me puse a tirar del grupo de cabeza, con Ryan Sanders y Salva Calvo. Todo un lujo ya que me planté tercero en meta dejando atrás al mismísimo Marco Olmo. Llegada triunfal por las calles de Luderitz con podium incluido. Que mas puedo pedir. Una gran aventura con un sin fin de sensaciones.




























5 comentarios:

Bulderban dijo...

Supongo que cualquier cosa que te digamos se queda corta...en tu cara se puede leer todo lo que no se puede escribir. Enhorabuena crack !! Vaya ambientazo que teníais en la haima ;-)

Furacán dijo...

Ante esas imágenes sólo se me ocurre decir guau!

xavi marina dijo...

hey campeones!!

la verdad es que nos lo hemos pasado muy bien, y encima hemos sufrido un rato!!

gracias por vuestro apoyo!! sois los mejores!!

nos vemos

Anónimo dijo...

Xavi , que mas se puede decir, estoy contento de que esteis de vuelta , y ahora ya tengo ganas de coincidir con vosotros para que me expliqueis esas experiencias, sensaciones, etc.

Paco Robles.

pablo* dijo...

Máquina! Que envidia de aventuras! Veo por ahí también alguna otra cara conocida! Felicidades y a por más!