20 de ago. de 2007

100 millas del Himalaya. La Crónica

100 millas Himalaya Rage Stage

Distancia: 170kms
Desnivel: altura 3900mts
Tiempo: 17:25hrs
Etapas: 5
Clasificación: 2
Año: 2 Noviembre 2006
Zona: Darjeeling,Himalayas, India



Estando convaleciente en casa de mis padres después de acabar Marathon des Sables, me puse a investigar por internet alguna carrera por etapas en algún lugar remoto que me motivara. Y la encontré... 100 millas del Himalaya en la India. El sitio me parecía increíble, la distancia perfecta, 6 etapas, además en altura, lo que era algo nuevo.

Para llegar,vuelo a Milan, Delhi, vuelo a Darjeeling, bus a Sandarphu…mágico y diferente a todo lo que había hecho antes. Tuvimos un gran recibimiento de la aldea de Maneybhanjang donde era la salida de la carrera. Mucho ambiente festivo y los aldeanos impresionados de vernos por allí.

Comienza la carrera, salida a 1800mts de altura y en 38kms a 3800mts, un poco chocante, pero tuve una buena aclimatación. El terreno no era muy técnico, todo montaña pero pista, y las vistas increíbles. El tiempo también ayudó, buena temperatura para correr. Lo mejor el paisaje, teníamos todas las montañas alrededor nevadas, el Everest siempre presente, nunca había visto nada igual. Realicé la tercera posición con tiempo total 4hrs50min.  Si sí, buena aclimatación. Por la noche hubo un gran susto de un familiar por el mal de altura que nunca se me olvidará. La verdad es que las condiciones donde dormíamos eran horribles, mucho, mucho frio, aun con el material técnico que llevábamos, saco, ropa,… era infrahumano. En esta carrera lo mejor es que no llevábamos peso, nos daban de comer en los avituallamientos y de cenar en el campamento, no me puedo imaginar a esa altura corriendo con peso, fue una gran ventaja.

Al día siguiente tocaban 32kms, pero mi cabeza no podía más. Estaba tocado ya que la noche anterior no pude dormir y tenía mal de altura. Se estaba corriendo a 4000mts de altitud y eso pesa mucho. La distancia fue menor y las vistas seguían siendo increíbles. Estábamos entre Nepal e India en todo momento, y había un gran despliegue de militares por las fronteras, también pasamos por muchas aldeas donde la gente nos animaba, estuvo genial. Iba siempre con dos compañeros de viaje y carrera, Miguel y Alex. Con ellos realicé gran parte del recorrido. Hasta que una caída de Miguel nos separó por unos instante, se cayó y se hizo daño en la mano, tenía un dedo desviado!. Allí arriba, todo es distinto y pese a darlo todo, al final hasta el stress desgasta. Quisimos enderezarle el dedo tirando de él, jajaja ahora lo pienso y qué locura, pero tuvo que pararse al doctor, aunque en breve nos cogió y lo dio todo. Acabamos mucho mejor ese día, las sensaciones eran buenas y la noche fue tranquila esta vez.

La tercera etapa 42kms a 4000mts de altura. La salida fue lenta, pero poco a poco fui recuperando. Fue el mejor día, disfruté de correr en ese entorno, para acabar con 5hrs22min a un ritmo bestial junto a los niños de la aldea de Rimbik, esa sensación es de las que nunca se te borraran de la cabeza, que bonito recuerdo.

Estaba siempre luchando contra un inglés por la tercera posición y las dos últimas etapas iban a ser cruciales. La penúltima etapa eran 20kms y el inglés se puso detrás de mí a ver lo que hacía, yo me puse a correr como un loco. El paisaje ese día no era muy bonito y por eso a correr y correr, era todo asfalto. Llegué en 1’30hrs y eso me aseguraba la tercera posición, lo dejé atrás. Pero una pequeña coincidencia se iba a producir, los dos primeros llegaban cada día juntos, así que si llegaban juntos el último día, ellos harían primeros y yo me colocaría segundo, pero aún teníamos que correr los últimos 27kms de infarto hasta maneybhanjyang.

El último me encontré muy bien, lo di todo y al final se hizo esa casualidad, crucé la línea de meta en “segunda posición”, muy motivado y emocionadísimo. El abrazo con Neus fue increíble. Después de todo el esfuerzo, estaba roto, destrozado pero aún no había acabado el proyecto. Teníamos 40 kgs de material escolar para los niños de la aldea que recogimos con la ayuda de la gente de Blanes y se lo entregamos a ellos, eso sí que fue emotivo.

Tras la carrera, hubo la cena de gala y la ceremonia de trofeos. Quiero recordar un detalle importante, que ese día mi abuela murió. Me lo comentaron 5 min antes de darme el premio al segundo clasificado. En ese instante sabía que estaba lo más cerca del cielo que podría estar. Así que se lo dediqué a ella.

Del Himalaya, regresamos a Delhi y Agra, para visitar un poco de la cultura y del país. 100% recomendable.



























1 comentario:

pedro dijo...

quisiera saber cuando es la próxima edición de las 100 millas del himalaya